Cómo usar menos agua y ahorrar más energía

Reducir el consumo de agua y energía en tu cocina es una excelente manera de ahorrar dinero y ayudar al medio ambiente. Estos consejos de sostenibilidad pueden ayudar:

Instala un aireador de grifo de bajo flujo

Obtendrás el mismo poder para lavar trastes y ahorras agua cada vez que abres el grifo. Si te preocupa mantener viva la espuma con este enfoque de ahorro de agua, Dawn tiene la fórmula perfecta para mantenerla en marcha. Intenta usar la espuma para trastes Dawn® Platinum. Solo una bombeada y una esponja húmeda, y el fregadero lleno de platos estará listo. Ni siquiera tienes que llenar el fregadero con agua.

Arregla los grifos que gotean

Incluso las gotas pequeñas y lentas pueden desperdiciar hasta 30 galones de agua al día. Asegúrate de mantener tus grifos, inodoros, electrodomésticos, regaderas y bañeras en buen estado de funcionamiento durante todo el año.

Entre menos trastes, menos trabajo de limpieza

Con menos trastes para lavar, ahorras agua, energía y tiempo. Así que intenta reutilizar los utensilios mientras preparas, sirves la comida en las ollas en las que los cocinaste (en lugar de los tazones para servir) y abre el agua solo cuando sea absolutamente necesario.

Recoge el agua fría

Si el agua tarda uno o dos minutos en calentarse lo suficiente para lavar los trastes, no desperdicies el agua fría. Llena una olla y guárdala para usarla en el futuro, por ejemplo, para cocinar o regar las plantas.

Instala bombillas de bajo consumo

El uso de bombillas fluorescentes de menor vataje o de bajo consumo energético puede brindarte grandes ahorros.

Encender el calor

Las facturas de gas y calefacción pueden dispararse en invierno. Antes de que comience el frío, ajusta tu horno y asegúrate de reemplazar o limpiar sus filtros una vez al mes para que funcione de manera eficiente.

Frío en efectivo

El verano también puede disparar las facturas de electricidad. Ahorra dinero bajando el indicador de temperatura de tu calentador de agua solo unos cuantos grados o intenta lavar la ropa en agua fría. Los detergentes para ropa de agua fría específicamente formulados cómo Tide® Coldwater te ayudarán a obtener ropa limpia y una factura de energía más baja.

Juego previo al lavado de trastes

Llena un lado con agua tibia para remojar y lavar. Llena el otro lado con agua fría para enjuagar.

Encuentra el balance

Agrega jabón para trastes al lado del agua tibia, pero no demasiado. Encuentra el equilibrio adecuado de espuma, ya que crear demasiada puede retener la grasa y la suciedad de los alimentos en lugar de dejar que se asienten en el fondo del fregadero.

Crea un plan de juego eficaz para lavar trastes

Desecha los residuos restantes y sumerge los trastes en agua tibia. Mientras se remojan los trastes más difíciles, comienza a limpiar los más fáciles. Luego enjuaga con agua fría y déjalos a un lado para que se sequen.

¿Prefieres la aplicación directa de jabón a los trastes?

Si prefieres la aplicación directa de jabón para trastes en lugar de llenar el fregadero, cierra el grifo cuando no esté en uso. También puedes instalar un aireador de grifo de bajo flujo. Obtendrás el mismo poder de limpieza de trastes y ahorrarás agua cada vez que abras el grifo. Para este método, intenta usar la espuma Dawn® Platinum Erasing Dish. Solo una bombeada y una esponja húmeda, y el fregadero lleno de platos estará listo.