Cómo mantener sus objetos coleccionables brillantes y sin manchas

A veces es necesario lavar los objetos de colección dentro y alrededor de la cocina. No son solo productos finos que pueden necesitar un cuidado especial.

Porcelana

Para la acumulación de grasa, forra tu fregadero con una toalla, sujeta la vajilla o la pieza de porcelana por su lugar más resistente y lávala con agua tibia y líquido para lavar trastes. Sugerimos probar Dawn Ultra® ya que contiene el doble de ingredientes limpiadores de grasa en cada gota en comparación con el jabón para trastes líder no concentrado. Usa una esponja suave y frota solo donde haya manchas, finalmente seque los artículos al aire sobre una superficie forrada con una toalla.

Jarrones

No sumerjas los jarrones en agua con jabón para aflojar la suciedad. La naturaleza porosa de la porcelana y la loza china puede permitir que el agua se filtre debajo de la superficie del esmalte. El método más seguro para eliminar las manchas y la suciedad seca de los jarrones es con agua tibia y líquido para lavar trastes. Frota suavemente las manchas con una escobilla de malla de nailon, pero nunca con una esponja abrasiva. Toma en cuenta que un jarrón con jabón es un jarrón resbaladizo. Sujeta firmemente la pieza mientras la lavas. Déjala secar al aire. Una ráfaga de un secador de pelo medio ayudará a secar el interior del jarrón.

Cristal

El cristal es más suave que el vidrio y se raya con mayor facilidad. Y las piezas de cristal no pueden soportar temperaturas extremas, así que ni siquiera pienses en ponerlas en el lavavajillas. Lo mejor que puedes hacer para mantener su brillo es cubrir el fregadero con una toalla y lavarlo a mano suavemente con líquido para lavar trastes y agua tibia. Evita la rotura lavando una pieza a la vez y colocándola sobre una superficie forrada con una toalla para que se seque al aire.

Candelabros de vidrio

El primer paso para eliminar la cera endurecida de los candelabros es quitar suavemente los trozos con los dedos. A continuación, retira los restos de cera que hayan quedado en el vidrio con un paño suave humedecido con alcohol desnaturalizado. Una vez que la cera se haya ido, lava cuidadosamente y a mano los candelabros con agua caliente y un poco de líquido para lavar trastes.