Cómo limpiar electrodomésticos de acero inoxidable

Los electrodomésticos de acero inoxidable dan un gran aspecto en cualquier hogar. Sin embargo, las manchas de huellas dactilares y los derrames en la cocina pueden hacer que incluso el acero inoxidable no parezca tan inoxidable. Sigue estos pasos para que tus electrodomésticos de acero inoxidable brillen cómo, bueno, acero inoxidable.

1. Enjabona.

Para mejores resultados, usa un líquido para trastes concentrado cómo Dawn®. Aplica unas gotas en el lado suave de una esponja húmeda. Estrújala varias veces para esparcir el jabón por toda la esponja y crear espuma.

2. Sigue el grano de diseño.

Lo creas o no, el acero inoxidable tiene grano. Deberías poder ver las líneas en el acero inoxidable y sentir el grano con los dedos. Comienza en la parte superior de tu electrodoméstico y lava en la dirección del grano. Si el grano es horizontal, comienza en la parte superior y avanza hacia el piso. La limpieza en contra del grano puede provocar una limpieza incompleta e incluso posibles rayones.

3. Más minerales = Más manchas.

Enjuaga el exceso de residuos y seca la superficie con una toalla de inmediato con una toalla de papel limpia para evitar marcas, puntos de agua y manchas. Los puntos de agua se forman cuando quedan minerales en el agua después de la evaporación.

El acero ahora es inoxidable nuevamente. Ahora, intentemos mantenerlo de esta manera.