Cómo limpiar un fregadero con Dawn

La cocina es una de las habitaciones más utilizadas en cualquier hogar, y con las partículas de comida sobrantes y el agua estancada, el fregadero de la cocina puede ser el lugar más sucio de la casa. No importa el estilo o la decoración, Dawn® puede darle a cualquier fregadero de cocina un aspecto limpio y fresco siguiendo estos sencillos pasos.

1. Retira los trastes.

Puede parecer de sentido común, pero para limpiar tu fregadero necesitamos quitar todos los objetos que se encuentran dentro de él.

2. Rocíalo.

Enjuaga rápidamente el fregadero con agua tibia. Idealmente, una manguera de fregadero o un grifo funcionan mejor, pero también puedes usar un trapo húmedo o una esponja para hacer el trabajo.

3. Encierra en un círculo el desagüe.

Para obtener los mejores resultados, usa un jabón para trastes concentrado cómo Dawn. Rocía Dawn en la superficie inferior del fregadero, rodeando el desagüe. No apliques a los costados del fregadero o tendrás demasiado líquido para trastes.

4. Frota y frota.

Usa el lado suave de una esponja o un cepillo suave con un movimiento circular para limpiar el fondo del lavabo. Frota los lados del fregadero con el mismo movimiento circular.

5. La limpieza está en los detalles.

Use un cepillo de dientes para limpiar las áreas sucias alrededor del grifo y otros espacios de difícil acceso.

6. Hora de enjuagar.

Primero enjuaga los lados del fregadero. Si tienes el accesorio de manguera o el grifo abatible, ahora es el momento de usarlo. Si no es así, llena una taza de agua para enjuagar el jabón. Luego, usa una toalla limpia y húmeda para limpiar cualquier exceso de residuo.

7. Desecho de restos.

Si tienes un triturador de basura, refréscalo vertiendo un chorrito de Dawn en el desagüe y déjalo reposar durante 30 segundos. Luego, vierte agua durante unos minutos hasta que haya desaparecido toda la espuma.

Listo. Disfruta de un fregadero limpio... mientras dure.